MADE IN SPAIN

MADZ nace en marzo de 2015 con la idea de crear diseños originales y nunca visto a precios por debajo de toda nuestra competencia. Durante muchos meses estuvimos trabajando con diferentes fabricantes en Asia que hicieron realidad nuestro proyecto. Después de un duro e interesante año de trabajo y aprendizaje tomamos la decisión de aumentar el control sobre nuestros procesos de fabricación, de tener mayor relación con nuestros proveedores y ofrecer colecciones renovadas en menor tiempo a nuestros clientes. Por todo esto decidimos apostar por la fabricación en España apoyados por nuestra fábrica quien desde el primer momento confió en nuestro proyecto como algo innovador y diferente a lo que había en el mercado.

En estos momentos podemos decir orgullosos que tanto nuestro proceso de diseño como de fabricación son 100% españoles.

Consideramos nuestro proceso de diseño como un factor diferencial de MADZ, ya que desde el primer día hemos querido que nuestros clientes formen parte de la toma de decisiones, desde el primer modelo que salió de MADZ en el cual participaron más de 500 personas hasta los diferentes diseños que salen en cada colección. Estamos convencidos de que nuestros productos serán más acertados si contamos con nuestros clientes en la creación de los mismos.

MADZ_COM_teaser_MADZtwo_SKECTCH_Esp(1).p

Una de las razones de traernos nuestro proceso de fabricación a España se debió a tener un control total sobre los procesos de producción, desde que se fabrican los moldes hasta que las zapatillas llegan a las manos de nuestros clientes. En la fabricación de MADZ intervienen más de diez proveedores españoles repartidos entre La Rioja y el Levante y cientos de personas . En MADZ buscamos sólo los mejores proveedores, asegurándonos de que cumplen con una fabricación responsable tanto con sus trabajadores como con el medio ambiente.

MADZ_COM_teaser_MADZtwo_FACTORY.jpg

Para nosotros es fundamental que tanto nuestros proveedores como nuestros clientes estén satisfechos y felices de pertenecer a la familia MADZ, ya que sin ellos nuestro proyecto no tendría sentido.